Volver

Conoce las terapias que realizan
nuestros especialistas

Todas las técnicas o terapias alternativas (llamadas también naturales o complementarias) que aquí te presentamos tienen el objetivo de ayudarte a resolver cualquier aspecto de tu vida que te cause estrés o preocupación, o que simplemente quieras mejorar o cambiar:

• Puedes sanar molestias corporales, lesiones, dolores o enfermedades
• Aprender a identificar, integrar y transmutar estados de crisis emocional como el miedo, la depresión, el estrés, la culpa, la ira o la ansiedad
• Gestionar positivamente situaciones traumáticas o conflictivas en tus relaciones interpersonales (padres, pareja, hijos, amigos, compañeros de trabajo, etc)
• Transformar creencias limitantes (como la carencia, la auto-confianza o la auto-exigencia) en pensamientos poderosos
• Eliminar bloqueos conscientes y subconscientes que no te permiten avanzar
• Cambiar pensamientos, hábitos y comportamientos no deseados
• Empezar un nuevo proyecto personal con seguridad y confianza
• Concretar un sueño
• Encontrar un sentido a tu vida
• Tomar nuevas decisiones alineadas con tu “ser”
• Vivir una vida plena y en paz
• Dejar de sufrir por el futuro y vivir el presente

Image-Description

Estas técnicas y terapias actúan a nivel origen-causa-efecto trabajando en paralelo sobre los 4 cuerpos físico, emocional, mental y espiritual, factor clave para que el objetivo establecido por cada individuo se alcance, se integre en su totalidad y sea perdurable en el tiempo.
Como no tienen contraindicación alguna, se pueden realizar en combinación o en paralelo con otras terapias tradicionales, tratamientos médicos o psicológicos. Incluso la Organización Mundial de la Salud reconoce las virtudes de estas terapias y ya ha incluido a muchas de ellas en su lista de tratamientos recomendables.

Como realizar las terapias

Para una mayor efectividad de estas terapias te recomendamos seguir los siguientes pasos:

1. Lee la información sobre las características y los beneficios que te puede aportar cada una de las terapias y elige aquella que, en tu situación actual, más se adapte a tu “ser”. Déjate guiar por tu intuición eligiendo a tu terapia y a tu terapeuta

2. Realiza la terapia en el momento que realmente quieras cambiar o mejorar algún aspecto de tu vida. No hagas la terapia solo por probar. El querer alcanzar un objetivo con consciencia y determinación es lo que va a motivarte para que actúes y realices los cambios necesarios sobre aquellas actitudes, sentimientos y emociones que son los responsables de tu situación actual. Hay personas que, por muchas terapias que realicen, nunca llegar a tangibilizar sus beneficios porqué no quieren (o no saben o no pueden) comprometerse con ellos mismos para liderar el cambio necesario

3. Quizás esta situación actual que tanto deseas cambiar a través de la terapia elegida te está dando algunos “beneficios secundarios” (conscientes o inconscientes) de los cuales no quieres realmente prescindir (como por ejemplo mantener relaciones personales, evadir responsabilidades, miedo/protección a/frente a lo desconocido, no querer cambiar conductas que para ti son “defensivas” como el enfado o la ira, seguir siendo víctima y por tanto recibir compasión, etc). Ante estos casos puedes mostrar actitudes de evasión y no compromiso, o excusas que se traducirán en una menor efectividad de la terapia. Antes de empezar la terapia, pregúntate: ¿realmente quiero prescindir de los beneficios secundarios que me aporta mi situación actual?